Tres enfoques para la interacción entre niños y adultos